www.revistacontorno.com



 

Por: Mariolga Martínez
 

“La cirugía plástica es esa rama de la Medicina que
cambiando la forma impacta el espíritu y el alma.”
Dr. Carlos Portocarrero


01
Dr. Portocarrero, sabemos que hizo una pausa en su carrera para emprender estudios en Filosofía y Leyes. Cuéntenos ¿cómo logró hacer esta combinación con su complicada carrera de cirujano?


La realidad es que nunca paré, lo que hice fue bajar la “velocidad”. Antes era muy fuerte, a veces llegábamos a atender hasta 80 pacientes en un día, claro, que algunos casos son de seguimiento y no toman mucho tiempo, pero tenía otros que sí tomaban más, tales como pacientes nuevos o de cáncer, niños de labio leporino y otros. Ahora que estoy un poco más suave, el tiempo que tengo libre es para estudiar en la Escuela de Derecho.

Algunas de las operaciones que reduje fueron las de los niños (cirugía reconstructiva), ya que cuando cumples 50 años de edad las compañías de seguros no recomiendan que operes a menores. Dado que si operas niños ellos tienen hasta 20 años para demandar y a estas compañías de seguros no les interesa que cuando tengas 70 años de edad y te estés retirando, te caiga una demanda de cuando tenías 50, en particular si lo has operado muy pequeño. En fin, las compañías de seguros por impericia médica estiman que los valores o el crecimiento en responsabilidad van a ser mayores de aquí a 20 años y, viendo el paso de la economía del país, simplemente para ellos no es conveniente. Una manera de limitarte a seguir operando es aumentando exorbitantemente las primas. Siempre hay que estar preparado para cualquier situación que ocurra operando. Hay que estar listo para responder.

02
¿Cuál fue su motivación para hacerse cirujano? ¿Dónde estudió y desde cuándo ejerce?


Desde pequeño, me gustaba mucho trabajar la madera, metales y barro, y así fui desarrollando destrezas con las manos para cambiar la forma de materiales inertes. En cuanto a mis estudios, los hice en Indiana y llevo 21 años en la práctica. Me hice cirujano general primero. Ya como cirujano general, me percaté de que tenía una capacidad de percepción de lo que es “la situación cosmética” de una persona, o sea, cómo se ve así misma, y esto tiene una dimensión sicológica que está muy bien amparada en la cirugía plástica, porque al cambiar la forma de una persona esto tiene un impacto también en la autoestima o en la percepción que tiene ella de sí misma. Es como una indicación sicológica, no médica. La cirugía plástica es esa rama de la Medicina que cambiando la forma impacta el alma.

Por eso es tan importante que un cirujano no sólo tenga destrezas quirúrgicas, sino que también sea buen entendedor de la psiquis humana. La cirugía cosmética es altamente más compleja porque es cirugía del espíritu. Y eso, finalmente, me motivó a la especialización de cirugía cosmética.

03
¿Sabía usted que es mencionado como uno de los pioneros en la cirugía cosmética?


Bueno, cuando yo empecé me llamaban mucho de los medios y de foros de cirugía plástica y otras actividades. Tal vez eso influyó. Pero están otros médicos de mi mismo tiempo como Dr. Planell, Dr. Segarra y Dr. Pasarelle. Hubo dos generaciones.

04
¿Qué opina sobre el sistema médico de salud de Puerto Rico?


Funcionar como médico en Puerto Rico es bien difícil. El modelo médico de salud no está a la altura de los tiempos, puedo decir que está en una gran crisis, ya que éste debería ser a favor del paciente, no del médico ni de las aseguradoras, ni de empresarios que se lucran de la salud. Dentro de ese contexto, entonces tratamos de funcionar como cirujanos plásticos, que no es otra cosa que el cambiar la forma y moldear, ya que existen dos dimensiones de la cirugía que es la cosmética y la reconstructiva, ambas están entrelazadas y ninguna existe sin la otra.

05
¿A qué se refiere con que “ninguna existe sin la otra”?


En el caso de una cirugía reconstructiva, a un paciente normal le da cáncer de seno, se le hace una mastectomía o una cirugía que remueve el tumor, luego se le hace una reconstrucción para que el seno vuelva a tener una forma aceptable, estética e ideal. Es igual con el caso de un niño que nace con labio leporino y/o paladar hendido. Se hace cirugía reconstructiva porque logra hacerlo volver a la normalidad. Cuando el paciente es normal pero no está contento con su físico, entonces sí es cosmética.

Entre otros casos de cirugía reconstructiva tenemos la de ginecomastia, en el cual los varones desarrollan senos, o cuando las orejas están bien prominentes o que nacieron sin orejas, entonces hay que reconstruirlas de las costillas. Tuve la oportunidad de hacer eso por casi 18 años. Entonces, con esa experiencia, el modelo médico de salud te obliga a dejar de hacerlo, eso sin duda no es agradable para ningún cirujano que ame lo que hace.

06
¿Considera que un cirujano plástico es alguien que auspicia la vanidad?


El cirujano plástico no es esta figura vana que sólo se dedica a la “cosmesis” de las personas. Hay dos dimensiones que se complementan muy bien. El aspecto cosmético va dirigido a la autoestima, así que es un acto siquiátrico y sicológico que se logra con cirugía. En lugar de tomar antidepresivos, los pacientes se operan y les sube la autoestima. Ya el problema que la sociedad había desarrollado alrededor de la figura, se ha atenuado. Por eso, si la cirugía no sale bien, se puede profundizar la crisis sicológica en el paciente.

07
¿Alguna vez ha tenido que declinar en operar a un paciente?


Sí. Un por ciento considerable. Para cualquier tipo de cirugía el médico deba asegurarse de que ese paciente esté estable emocionalmente.

08
Doctor, díganos, ¿cuál es la parte de su trabajo que más le gusta o apasiona?


Es la satisfacción, el resultado, el impacto sicológico que causa el cambio en la persona.

09
¿Ha realizado operaciones a transexuales con cambio de sexo?


No aquí en Puerto Rico, aunque he recibido caballeros solicitándome que les haga el busto. Donde sí lo he hecho es en Estados Unidos, donde había una clínica de cambio de sexo. Es un trabajo en equipo. Esa persona tiene que ir a un siquiatra y tiene que ser diagnosticado con “desfolia de género”, esa es la condición que lo habilita para ir a la hormonoterapia. Recibe hormonas de estrógeno y supresión de testosterona por varios años, para que a su cuerpo y estado mental se le haga fácil la transferencia. Se amputa el pene, se hace una vagina y se cortan los testículos. Estas son cirugías que se hacen con los urólogos.

10
¿Cuál es la intervención que más ha realizado y que disfruta más?


He tenido la oportunidad de hacer de todo más o menos en igualdad de proporción, tanto de “face lift”, abdominoplastia, liposucción y aumento de busto. Pero me encanta la de cara, que incluye ojos, párpados y nariz. En el busto me gustan más los aumentos, ya que en las disminuciones quedan más cicatrices y la cicatriz no depende de mí, sino de la genética del paciente.

11
En cuanto a la abdominoplastia, ¿Existen condiciones que deben ser evaluadas antes de operar?


Sí. La persona debe estar preparada sicológicamente y estar saludable. Tiene que tener un porcentaje de grasa y de masa adecuado y haber tenido los embarazos que fuera a tener, porque no es recomendable que si contempla embarazarse se la haga ya que todo el trabajo se perdería porque es tejido que se vuelve a desgarrar. El paciente debe entender la necesidad del corte de tejido, que esa cicatriz que va a quedar ahí es porque sin cicatriz no hay desplazamiento de tejido.

12
En cuanto a la mini-abdominoplastia y la lipoescultura, ¿qué probabilidades tiene el paciente de volver a ser obeso?


Si al sentarse el paciente la redundancia de la piel no le llega a la ingle, sólo en el área central, sí es candidato a la mini-abdominoplastia. También depende del examen físico. La liposucción o lipoescultura se hace cuando los músculos y la piel están bien y no estirados, sería sólo remover grasa. Si el paciente tiene un desorden nutricional donde ingiere más calorías de las que quema, poco a poco vuelve a ganar peso.

13
Dr., ¿Qué puede comentarnos sobre las técnicas recientes tales como la cirugía endoscópica?


La cirugía endoscópica, que es con un equipo especial. Ésta se realiza en pacientes en donde la herida de abdominoplastia es pequeña como una mini-abdominoplastia, pero por dentro es una abdomininoplastia, siempre y cuando la piel del abdomen alto esté buena, pero este tipo de paciente es la minoría. En general un pacientede “abdo” tiene los músculos de la piel del abdomen alto estirado.

En cuanto a cicatrización, las láminas de silásticos, que luego de pasar la etapa de inflamación se aplican de manera compresiva para tratar de controlar la cicatriz, ya que ésta depende del código genético de cada persona. Esto ayuda a evitar la formación de queloides.

14
¿Alguna vez ha contemplado lanzarse como político?


Jamás, porque el problema es el modelo de salud y podemos ayudar a mejorar este sin tener que ser una figura política. La Ley de Salud del País hay que reestructurarla porque es del 1912, ya lo que tiene son enmiendas y reformas. Es una crisis muy grande, porque funcionamos dentro un modelo donde la prioridad no es el ser humano, si no el dinero, entonces las consideraciones son económicas y no humanas, por eso es tan difícil llegar a la solución del problema. Estudio Derecho para mejorar el modelo de salud del país. Son esperanzas grandes que se tienen.


 

 


© 2011 Revista Contorno | Todos los derechos reservados

INICIO  |  EDITORIAL  |  CARTA DEL DIRECTOR  |  MEDIA KIT  |  CREDITOS  |  CONTÁCTENOS
Web desarrollado por Counterparts Media, Inc.